La disfemia o Tartamudeo a los 2 ó 3 años de edad.

por Julio González Ruíz


El tartamudeo no es preocupante a los 2 ó 3 años de edad.

Posiblemente lo que le ocurre es que quiere expresar muchas más cosas y más deprisa de lo que le permiten su reducido vocabulario y sus capacidades de articular fonatoriamente.

Lo peor que podemos hacer es corregirle e insistirle mucho en su dificultad. Con ello solo conseguiremos que un pequeño problema se convierta en un verdadero defecto en el futuro con la consiguiente e importante repercusión en su seguridad psiquica y emocional. Es importante que el niño no se sienta ni culpable, ni siquiera responsable. Además como consecuencia se facilita que se cronifique lo que inicialmene es de caracter transitorio.

Aunque parezca contradictorio lo mejor es tener paciencia y no darle importancia.

Además te recomendamos las siguientes actitudes:

  • No darle importancia y sobre todo que él no note nuestro nerviosismo.
  • Por el contrario debemos transmitirle relajación y calma. Tenemos todo el tiempo del mundo para él.
  • Escucharle pacientemente siempre que requiera nuesta atención. Mantendremos el contacto visual trasmitiendo serenidad. Por supuesto nunca avergonzarse ni burlarse de la situación. Tampoco se recomienda las felicitaciones cuando lo hace bien, pues lo que le trasmitimos es que estamos evaluándole cada vez que habla.
  • No interrumpir su discurso, ni apremiarle para que termine la comunicación. Solo conseguiremos transmitirle nuestro nerviosismo. No corregir sus defectos y no exigirle que repita lo ya expresado aunque lo haya hecho defectuosamente. Evidentemente tampoco debemos completar y aczabar sus frases.
  • No debemos exigirle respuestas inmediatas, es mejor darle tiempo para que pueda pensar su contestación.
  • Hablarle despacito, vocalizando, con buena pronunciación, con un lenguaje correcto, utilizando frases cortas. Resulta importante en estos niños que reciban un modelo de comunicación calmado y pausado. Ellos incorporarán este modelo de comunicación y se les facilitará su expresividad en un futuro.
  • No someterle a asituaciones en las que hablar le pueda producir nerviosismo, ansiedad o estres, como por ejemplo exgir que explique algo durante las visitas de familiares, etc…
  • Se le puede proponer ejercicios que le faciliten la maduración de sus habilidades fonatorias: soplar, imitar el ruido de una moto, hacer la serpiente, sacar y meter la lengua, ….
  • A veces, lo mejor es una sonrisa y una mirada de complicidad: el objetivo es quitar hierro al asunto.
  • Ante posibles contratiempos (burlas de los compañeros,..) sin duda el mejor antídoto será el cariño y la actitud de apoyo.

En la escuela:

  • Compartir con sus educadores el problemas.
  • Coordinar la actuación y seguimiento de las dificultades y de sus logros.
  • Las medidas básicas serán las mismas.
  • Evidemetemene se evitará exigirle expresarse en situaciones en las que tenga que comunicarse delante de sus compañeros.
  • No tolerar burlas.
  • Evaluar la intervención y los progresos que se vayan obteniendo.
  • Pueden constituirse en motivos de preocupación:

  • Si dura más de 6 meses.
  • Si se asocia a tics o muecas.
  • Si tiene más de 5 años.

  • Para obtener más información os recomendamos visitar las siguientes páginas: www.ttm-espana.com y http://www.tartamudez.org/.

Speak Your Mind

*

¿Quieres saber más de nuestra escuela infantil?
Ven a visitarnos cuando están los niños